Dime en qué comunidad vives y te diré cuanto desgravas por tu alquiler

La deducción por alquiler en la declaración de la renta se ha convertido en una tabla de salvación para abaratar la factura fiscal de millones de inquilinos que de esta forma pueden desgravar por parte del dinero que pagan en concepto de alquiler

Dime en qué comunidad vives y te diré cuanto desgravas por tu alquiler

 

La deducción por alquiler en la declaración de la renta se ha convertido en una tabla de salvación para abaratar la factura fiscal de millones de inquilinos que de esta forma pueden desgravar por parte del dinero que pagan en concepto de alquiler. Esta deducción se divide en dos tramos: uno estatal aplicable en todo el territorio nacional y otro que depende de cada comunidad autónoma. Os los explicamos.

Hay diferentes fórmulas para pagar menos en la declaración de la renta 2015 y una es desgravar el alquiler de la vivienda habitual. La política para incentivar el alquiler emprendida por el Ejecutivo en 2009 dio como resultado una serie de ayudas directas al alquiler que han ido cambiando y hoy en día son historia en muchos casos y por otro, la posibilidad de desgravar por este concepto como inquilinos en la declaración del IRPF.

Los últimos cambios normativos han restado universalidad a la deducción por alquiler, ya que desde 2015 sólo algunas personas pueden deducir por este concepto en el tramo estatal. Otra cuestión diferente son las deducciones individuales que la mayoría de comunidades autónomas mantiene.

Según explica la Agencia Tributaria, el alquiler está sujeto a deducción siempre que este constituya la vivienda habitual del contribuyente. La desgravación se compone de dos tramos: por una parte un tramo estatal y por otro, uno de carácter autonómico, es decir, que todos los contribuyentes pueden acceder a una deducción general (a excepción de País Vasco y Navarra) a la que después podrán añadir las deducciones propias de cada Comunidad Autónoma, que podrán o no incentivar el alquiler con deducciones en mayor o menor medida.

El tramo estatal es el que cambia en la renta 2015, como veremos a continuación, para limitar el derecho a deducción a determinados casos. Esto no quiere decir que desaparezca y por eso cuando hagamos la declaración de IRPF en 2015 podremos seguir incluyendo el dinero que pagamos por la casa en alquiler.
 
Deducción sólo para vivienda habitual
 
La posibilidad de desgravar el alquiler está limitada al alquiler de vivienda habitual. Si el uso de la casa es diferente, como por ejemplo una oficina o una segunda residencia, el inquilino no podrá deducir nada en la declaración de la renta. Además, muchas comunidades autónomas imponen condiciones adicionales respecto al tipo de vivienda o la edad del arrendatario.
Definición de vivienda Habitual en el irpf.
 

REQUISITOS :

1. Que sea tu residencia de forma continua durante, por lo menos , tres años.

2. Habitar la casa de forma efectiva en un plazo de 12 meses desde la compra.

3. * Se asimilarán como vivienda habitual a efectos de IRPF hasta un máximo de dos plazas de garaje siempre que se comprasen con la vivienda y estén en el mismo edificio.

El cuadro anterior recoge la definición de Hacienda sobre la que es tu casa habitual. A tenor de la misma, en teoría la Agencia Tributaria podría exigir la devolución de las cantidades desgravadas si estás menos de tres años en la casa. Sin embargo tranquilo, no de bes preocuparte, todavía no se han dado casos al respecto y es muy improbable que se den. Lo que sí debe la casa es ser tu lugar de residencia, donde habites la mayor parte del año. 

Deducción general: Sólo alquileres anteriores a 2015

La reforma fiscal que entró en vigor en 2015 cambia totalmente el panorama del arrendamiento. Y es que desde 2015 no se pueden desgravar los nuevos alquileres en el tramo estatal del impuesto -las comunidades autónomas sí pueden seguir incluyendo este beneficio fiscal. Quienes alquilaron su casa antes sí que podrán seguir deduciendo. Se mantiene, eso sí, la necesidad de que la vivienda sea la habitual para poder desgravar.

Dos casos concretos

Para entenderlo mejor, nada como dos ejemplos concretos que servirán para ver quien puede y quien no puede pagar menos impuestos por su vivienda habitual en 2015.

Vivienda alquilada antes de 2015. Si has alquilado tu vivienda antes de 2015, por ejemplo en 2013, podrás seguir desgravando por ella como venías haciéndolo hasta ahora, también a partir de 2015.

Vivienda alquilada en 2015. Si firmaste tu contrato de arrendamiento a partir del 1 de enero de 2015 ya no podrás desgravar el tramo estatal, sin importar tus ingresos o condición.

La nueva norma sirve para equiparar la fiscalidad del alquiler a la de la compra de vivienda, ya que desde 2013 no se puede desgravar por la adquisición de la casa.

La deducción del tramo estatal

Con esta limitación clara, vamos a explicar cómo es y a cuánto asciende el beneficio fiscal de estar alquilado en el tramo estatal, es decir, el que se aplica en todo España.

El tramo estatal incluye una deducción del 10,05% de las cantidades satisfechas en concepto de alquiler siempre que la base imponible sea inferior a 24.020 euros (esta es el resultado de sumar el salario bruto y los rendimientos dinerarios –el rendimiento de depósitos y otros productos, por ejemplo- y de restarle las deducciones del trabajo y otras deducciones que se pueden practicar en la declaración de la renta como las cuotas sindicales, las de colegios profesionales e incluso los pleitos laborales. A efectos de IRPF, es la suma la casilla 380 y la casilla 395 de la declaración de la renta 2015, que mide la base imponible o el dinero sobre el que efectivamente se pagarán impuestos.. Es decir, las personas cuya base imponible supere los 24.020 euros (lo que supone aproximadamente unos ingresos de hasta 30.000 euros) no podrán acceder a esta deducción.

Por otra parte, La base máxima de la deducción es de 9.040 euros, lo supone una deducción será de 906 euros en el mejor de los casos. Y es que esos 9.040 euros marcan, como en el caso de la adquisición de vivienda habitual, la cantidad máxima sobre la que se puede desgravar, todo lo aportado a partir de ese límite no tendrá derecho a deducción.

Sin embargo, esa base máxima de 9.040 euros sólo está disponible para las rentas inferiores a 12.000 euros. Para el resto de rentas hasta 24.000 euros se aplica la siguiente fórmula:

9.040 – [0,75 x (Base Imponible – 12.000)]

Esto se traduce como los 9.040 euros menos el resultado de multiplicar por 0,75 la diferencia entre la base imponible y los 12.000 euros anuales. En el fondo, lo que hace es reducir la base imponible para las rentas más altas, de forma que sus beneficios por alquiler descienden.

Deducciones autonómica por vivir de alquiler

Al margen de la deducción estatal, cada Comunidad Autónoma establece sus propias deducciones que pueden sumarse a la anteriormente expuesta.

En todos los casos se solicita que se deposite la fianza del arrendamiento en el Instituto autonómico de la vivienda conforme al artículo 36.1 de la Ley de Arrendamiento Urbano. Además, también será necesario identificar al arrendador del piso. Recuerda cerciorarte si tu casero depositó la fianza, ya que de otra forma no podrás desgravar o, en caso de hacerlo, Hacienda puede considerar que es una deducción indebida y reclamar.
 
Andalucía
Permite deducir hasta el 15% de las cantidades satisfechas con un máximo de 500 euros. Sólo podrán acceder los menores de 35 años cuyas rentas (suma de la casilla 380 y 395 del IRPF 2015) no superen los 19.000 euros en tributación individual y los 24.000 en tributación conjunta.
 
Además debe acreditarse la constitución del depósito obligatorio de la fianza a favor de la Comunidad Autónoma. Esta deducción la podrán practicar el titular o titulares del contrato.
 
Para poder beneficiarse de estas deducciones los contribuyentes deberán hacer constar el NIF del arrendador en la casilla 743 de la declaración.
 
La deducción se practica sobre el titular o titulares de la vivienda y en el caso de matrimonios, se mantendrá un máximo de 500 euros tanto en declaración conjunta como en individual. En el caso de pisos compartidos, sólo quienes aparezcan en el contrato de arrendamiento podrán desgravar. Esta deducción es incompatible con la de adquisición de vivienda habitual.
 
Aragón 

Por arrendamiento de vivienda habitual vinculado a determinadas operaciones de dación en pago se podrá desgravar un 10% de las cantidades aportadas sobre una base máxima de 4.800 euros. Podrán beneficiarse todas las personas cuya base imponible, resultado de la suma de las casillas 380 y 394 de la renta 2015, sea inferior a 15.000 euros en tributación individual y 25.000 en conjunta.

Esta deducción sólo está disponible en caso de la adjudicación de la vivienda habitual en pago de la totalidad de la deuda pendiente del préstamo o crédito garantizados mediante hipoteca y siempre que, además, se formalice entre las partes un contrato de arrendamiento con opción de compra de la misma vivienda

Además, será necesario que se haya formalizado el depósito de fianza en el órgano correspondiente de la comunidad de Aragón.

 
Principado de Asturias

El límite de la deducción por arrendamiento de vivienda es del 10% de las cantidades satisfechas en concepto de alquiler hasta un máximo de 455 euros, tanto en declaración individual como en la conjunta. Este porcentaje se eleva al 15% con el límite de 606 euros para el alquiler de vivienda habitual en medio rural.

Para poder acceder a ambas la base imponible no puede superar los 25.009 euros en tributación individual y los 35.240 en declaración conjunta. Además, el total destinado al alquiler deberá exceder de 10% de la renta total del periodo impositivo. Dicho de otra forma, el arrendamiento que quieras deducir debe superar el 10% de tus ingresos o no podrás incluirlo para pagar menos impuestos.

Para poder beneficiarse de estas deducciones los contribuyentes deberán hacer constar el NIF del arrendador en la casilla 760 de la declaración.

 
Illes Baleares

No contempla ningún tipo de deducción por alquiler de vivienda habitual en el caso del arrendatario

 
Islas Canarias

La deducción alcanza el 15% del alquiler hasta un máximo de 500 euros para los contribuyentes con una base imponible general (casilla 380) inferior a los 20.000 euros en tributación individual y 30.000 euros en conjunta. Además, las cantidades deberán satisfechas en concepto de alquiler deben exceder del 10%de la base imponible general.

Para poder beneficiarse de estas deducciones los contribuyentes deberán hacer constar el NIF del arrendador en la casilla 794 de la declaración.

 

Cantabria

La deducción por arrendamiento en Cantabria está limitado a determinados perfiles. En concreto, sólo los menores de 35 años y mayores de 65así como las personas con discapacidad física superior al 64% podrán acceder a las mismas siempre que su base imponible general y del ahorro (casillas 380 y 395) sea inferior a los 22.000 euros en declaración individual y 31.000 euros en declaración conjunta.

Podrán deducirse el 10% del alquiler hasta un máximo de 300 euros  en las declaraciones individuales y 600 en las declaraciones conjuntas. El importe del alquiler debe superar el 10% de la base imponible.

Para poder beneficiarse de estas deducciones los contribuyentes deberán hacer constar el NIF del arrendador en la casilla 790  de la declaración.

 

Castilla-La Mancha
Se incluye en la renta 2015 una desgravación del 15% de las cantidades pagadas por el alquiler con un máximo de 450 euros para los menores de 36 años que, además, acrediten una base imponible y general del ahorro menos el mínimo familiar y personal inferior a los 12.500 euros en tributación individual y los 25.000 en conjunta.
 
El porcentaje de la deducción asciende al 20% y a un máximo de 612 euros cuando el arrendamiento se produzca en poblaciones e hasta 2.500 habitantes o cuando no supere los 10.000 y se encuentre a más de 30 kilómetros de un municipio con población superior a 50.000 personas. Será necesario consignar el NIF del arrendador de la vivienda en la casilla 828 de la Renta 2015.
 
Castilla y León

Se podrán deducir el 15% de las cantidades satisfechas hasta un máximo de 459 euros como norma general y el 20% con un máximo de 600 euros en caso de que la vivienda esté situada en núcleos rurales, siempre que estos no excedan de los 10.000 habitantes o que disten menos de 30 kilómetros de la capital de provincia.

La deducción sólo está disponible para los menores de 36 años a 31 de diciembre de 2015 cuya base imponible menos el mínimo personal y familiar (casillas 380 + 395 – 462) que no superen los 18.900 euros en tributación individual y los 31.500 en conjunta, las mismas cantidades que en el pasado ejercicio.

Para poder beneficiarse de estas deducciones los contribuyentes deberán hacer constar el NIF del arrendador en la casilla 837 de la declaración.

 

Cataluña
Cataluña se suma a las deducciones por alquiler de vivienda en la cuota autonómica. En este caso están sujetas a deducción el 10% de las cantidades aportadas con un límite de 300 euros siempre que el contribuyente sea menor de 32 años o que haya estado en paro durante 183 días durante el ejercicio o tenga un grado de discapacidad igual o superior al 65% o sea viudo y mayor de 65 años.
 
Además, la suma de las bases imponibles general y del ahorro (casillas 380 + 9,395) menos el mínimo personal y familiar (casilla 463) no podrán superar los 20.000 euros y las cantidades destinadas al alquiler deben exceder el 10% de los rendimientos netos. El límite de 600 euros se establece por vivienda y no por contribuyente.
 
Para las familias numerosas el importe máximo de la deducción será de 600 euros y el de la suma de las bases imponibles, general y del ahorro menos el importe del mínimo personal y familiar será de 30.000 euros.
 
En cualquier caso, el límite de deducción por vivienda será de 600 euros, independientemente del número de personas que puedan deducir. En el caso de un matrimonio que opte por hacer la renta de forma individual cada uno podrá desgravar ese 10% por importe de 300 euros. Esta misma lógica es la que se aplica en el caso de los pisos compartidos. Para poder beneficiarse de estas deducciones los contribuyentes deberán hacer constar el NIF del arrendador en la casilla 866 de la declaración.

 

Extremadura

Extremadura estrena en 2015 ayudas fiscales al alquiler de vivienda que permitirán desgravar:

• El 5% del alquiler de vivienda habitual hasta 300 euros con carácter generales o

• El 10% del alquiler hasta 400 euros cuando la vivienda se encuentre en el medio rural, entendido como los municipios de menos de 3.000 habitantes..

La deducción sólo está disponible para los menores de 36 años que, en caso de tributación conjunta, bastará con que cumpla uno de los contribuyentes. También podrán acceder a ella las familias numerosas y las personas con un grado de discapacidad igual o superior al 65%.

En este caso se pedirá que esté pagado el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales por el alquiler y que se haya constituido el depósito obligatorio en concepto de fianza. Así mismo, ni el contribuyente ni ninguno de los familiares podrán disponer o tener derecho real de uso de otra vivienda a menos de 75 kilómetros de distancia.

Por último, las bases imponibles general y del ahorro juntas no podrán superar los 19.000 euros en tributación conjunta ni los 24.000 euros en tributación individual.

 
Galicia

Se puede deducir el 10% de las cantidades satisfechas hasta un máximo de 300 euros por contrato de arrendamiento. Las familias numerosas con dos o más hijos menores de edad podrán desgravar un 20% hasta 600 euros y todas las cantidades se duplican en caso de que el arrendatario tenga reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33%..

Podrán acceder a estas deducciones los menores de 35 años cuya base imponible no supere los 22.000 euros, tanto en tributación individual y como en conjunta y que hubieran constituido el depósito de fianza. El dinero pagado por el alquiler deberá también superar el 10% de la base imponible general y del ahorro del contribuyente.

Además, el arrendamiento debe ser posterior al 1 de enero de 2013. En el caso de que dos contribuyentes tengan derecho a deducción por la misma vivienda, se prorrateará el importe entre ellos.

Para poder beneficiarse de estas deducciones los contribuyentes deberán hacer constar el NIF del arrendador en la casilla 866 de la declaración.

 

Madrid
Se puede deducir el 20% de del alquiler con un límite de 840 euros para menores de 35 años a 31 de diciembre de 2015 con una renta inferior (casillas 380 + 395) a los 25.260 euros individuales y 36.200 conjuntos y para quienes el alquiler suponga más del 10% de la base imponible.
 
Para la aplicación de la deducción, se deberá acreditar el depósito de la fianza correspon¬diente al alquiler en el Instituto de la Vivienda de la Comunidad de Madrid formalizado por el arrendador. Además, deberán hacer constar el NIF del arrendador en la casilla 910 de la declaración.
 
Región de Murcia

No contempla ningún tipo de deducción por alquiler de vivienda habitual en el caso del arrendatario. Dicho de otra forma, no podrá deducir el dinero que pagas por tu alquiler.

 

La Rioja

No contempla ningún tipo de deducción por alquiler de vivienda habitual en el caso del arrendatario. Si vives en La Rioja tu alquiler no te ayudará a pagar menos impuestos en la renta 2015.

 

Comunitat Valenciana
En la Comunitat Valenciana sí que se permite deducir por el alquiler. La deducción varía en función de la situación personal del contribuyente.
 
En general, se puede deducir el 15% de las cantidades aportadas hasta 459 euros, aunque los menores de 35 y personas con una discapacidad superior al 65% podrán deducir el 20% hasta 612 euros y los discapacitados menores de 35 años un 25% hasta 765 euros. En caso de haber residido sólo parte del año de alquiler, el limite se prorrateará en función de los días que se estuvo arrendado.
 
Para poder beneficiarse de la deducción previamente debe haberse constituido el depósito de la fianza a favor de la Generalitat Valenciana y la fecha del contrato debe ser posterior al 23 de abril de 1998. Esta deducción no es compatible con otras por inversión en vivienda habitual a excepción de la cuenta vivienda y la base imponible del contribuyente no podrá superar los 25.000 euros en declaración individual y los 40.000 euros en declaración conjunta. El siguiente cuadro resume la situación:

 

 

 

 

 

 

El límite de la deducción sólo se podrá aplicar cuando la base del ahorro y general esté entre 23.000 y 25.000 euros en tributación individual o entre 37.000 y 40.000 euros en conjunta. A partir de ahí se irá reduciendo. Para poder beneficiarse de estas deducciones los contribuyentes deberán hacer constar el NIF del arrendador en la casilla 948 de la declaración.

Además, en este caso también se podrá desgravar por el alquiler de la vivienda para el inicio de actividad empresarial por cuenta propia o ajena. En este caso la cuantía de la deducción podrá alcanzar hasta un 10% de las cantidades satisfechas con un límite de 204 euros, manteniéndose los límites en la base liquidable antes comentados.

 

País Vasco
Los contribuyentes del País Vasco no tienen derecho a la cuota de deducción estatal por estar las competencias fiscales transferidas. Sin embargo, sí podrán deducir de forma general el 20% de las cantidades satisfechas para el alquiler hasta un límite de deducción de 1.600 euros anuales.Este porcentaje sube hasta el 25% y un límite de 2.000 euros en caso de los menores de 35 y las familias numerosas.
 
En caso de que varias personas tengan derecho a aplicar la deducción por alquiler de vivienda habitual, unas con edad inferior y otras con edad superior a 35 años, se aplicará el porcentaje del 25% y el límite de 2.000,00 euros.
 
A esto hay que añadir que en Álava y Vizcaya, el 25% también se puede aplicar cuando por decisión judicial se hubiera establecido la obligación de pagar el alquiler de la vivienda familiar a cargo exclusivo del contribuyente. Si tal obligación correspondiera a los dos contribuyentes, la deducción se prorrateará entre ellos. Del mismo modo, Álava también aplica el 25% a quienes tengan reconocida una incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez.
 
Navarra

Se puede deducir el 15% de las cantidades satisfechas al el alquiler de la vivienda que constituya su domicilio habitual hasta un máximo de 1.200 euros. Podrán acceder a estas deducciones las personas cuyas rentas, excluidas las exentas, ni superen los 30.000 euros individuales o 60.000 conjunta como unidad familiar Además, las cantidades satisfechas en concepto de alquiler deben superar el 10% de la rentas durante el periodo impositivo.

Se requiere la presentación del contrato de arrendamiento y de los recibos de pago correspondientes.

Evitar problemas al desgravar el alquiler en la renta

Estas son todas las deducciones por alquiler de vivienda. Para evitar problemas recuerda cerciorarte de estas tres cuestiones: • Que el casero depositó la fianza en el organismo autonómico (Ivima en Madrid, por ejemplo), para lo que es recomendable que le pidas el resguardo del depósito.

• Que tu nombre aparecer en el contrato de arrendamiento.

• Que posees resguardos del pago del alquiler. Si es mediante transferencia tendrás el registro del banco pero si lo haces en manopide siempre un resguardo o un recibí que indique claramente el concepto. 

Por último, recuerda que el hecho de que tu casero no incluya el alquiler en la renta no quiere decir que tú no puedas hacerlo. Son dos cuestiones independientes, quien esát quebrantando la ley tributaria es él -y por ello se expone a sanción- no tú. Eso sí, si declaras es mucho más fácil que Hacienda le cace con sólo cruzar tus datos y los suyos en cuando vea la referencia del inmueble.

 

Descargar  pdf Circular

regresar al listado

 

Destacamos