ITP del alquiler: qué es, cuánto vas a pagar y qué rastros va a seguir Hacienda para localizarte

¿ En qué consiste el ITP? ¿Eres uno de los contribuyentes que tendrá que pagarlo? te explicamos cómo podrás hacerlo y qué mecanismos ha usado Hacienda para localizarte.

ITP del alquiler: qué es, cuánto vas a pagar y qué rastros va a seguir Hacienda para localizarte

Hemos creado una guía para entender en qué consiste el ITP, si eres uno de los contribuyentes que tendrá que pagarlo, cómo podrás hacerlo y qué mecanismos ha usado Hacienda para localizarte.

El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales se aplica desde los años 90 a los arrendamientos, aunque miles de inquilinos desconocían su existencia hasta que Madrid, Cataluña, Asturias y Andalucía han empezado a exigir su pago.

Los que han declarado a Hacienda su alquiler serán los primeros en recibir el requerimiento del fisco para que liquiden su deuda y los intereses de demora.

1. Si vives de alquiler en Madrid, muy pronto vas a recibir esta carta exigiendo que pagues el ITP

2. ITP en alquileres: ¿Qué sucede si no lo pago? ¿Puedo reclamar si lo considero injusto?

3. Jóvenes menores de 40 años con rentas bajas, los grandes damnificados por el ITP del alquiler

4. Las herramientas que tiene Hacienda para descubrir qué inquilinos no han pagado el ITP

5. Inquilino, deberás pagar el ITP y agradecer a Hacienda que (encima) no te sancione

 

1. Si vives de alquiler en Madrid, muy pronto vas a recibir esta carta exigiendo que pagues el ITP

Quizá te haya llegado ya, si no estará a punto. Si vives de alquiler en la Comunidad de Madrid y has firmado un contrato de arrendamiento en los últimos cuatro años, es muy probable que en los próximos días recibas una carta nada amistosa firmada por Isabel Asenjo Arroyo, subdirectora general de gestión tributaria de la Comunidad de Madrid. En ella te exigirá que pagues el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). Y no solo eso, además te cobrará intereses de demora por no haberlo abonado cuando tocaba, en el momento de hacer el contrato.

“Las están mandando de forma masiva”, aseguran los carteros, que reparten miles de estas inesperadas cartas certificadas cada día. Aunque el ITP en los contratos de arrendamiento está contemplado en la ley tributaria desde 1993, a la mayoría de inquilinos les pilla por sorpresa. Las comunidades autónomas no lo habían exigido hasta ahora y había quedado como un impuesto que únicamente se pagaba en la compra de vivienda usada.

Esta primera misiva es solo para ‘asustar’ a los inquilinos que no han abonado el impuesto desde 2012. Básicamente recoge distintas referencias legales que justifican la actuación de la Agencia Tributaria y una propuesta “provisional” de liquidación.

Es provisional, porque en los próximos meses se enviarán las cartas de pago definitivas con la cuenta en la que hacer el ingreso de la tasa y en las que, además, se incluirán intereses de demora por no haber pagado el impuesto en el mes posterior a la firma del contrato de alquiler.

A partir del momento en el que se recibe la carta hay un periodo de 10 días hábiles para formular alegaciones, aunque según ha explicado Carmen Giménez, abogado titular de G&G Abogados, hay poco que alegar: “me temo que hay que abonarlo y dentro de los plazos de prescripción”.

Tanto los afectados por la reclamación del ITP como quienes están a punto de firmar un nuevo contrato de alquiler deben saber que se trata de un impuesto que solo se paga una vez, en el momento de constituir el arrendamiento.

En cuanto el importe a abonar, para un contrato con una renta de 600 euros mensuales –una renta media para la capital– y una base imponible mínima de tres años, asciende a 86,4 euros. El abono del impuesto puede hacerse con documentos timbrados o con el modelo 600 de la Agencia Tributaria en los 30 días hábiles posteriores a la firma del contrato.

Según explicó el pasado mes de julio el catedrático de Derecho Financiero de la Universidad Complutense de Madrid Ramón Falcón de Tella, el alquiler también paga ITP porque se considera una adquisición onerosa. Como en la compra, "el inquilino adquiere un derecho a usar la vivienda por un período determinado a cambio de un precio, por tanto es una adquisición onerosa".

Únicamente hay un caso en el que el ITP del alquiler no se paga: cuando el inquilino es una empresa o un profesional, es decir cuando se trata del alquiler de un local de negocios o de una vivienda usada como oficina o despacho. En el caso de que se trate de un alquiler con distinto uso al de vivienda, se aplica el IVA, que es incompatible con el ITP y que lo paga el propietario pero lo repercute sobre el inquilino.

2. ITP en alquileres: ¿Qué sucede si no lo pago? ¿Puedo reclamar si lo considero injusto?

Artículo escrito por Carmen Giménez, abogado titular de G&G Abogados.

Actualmente las Administraciones Públicas siguen necesitadas de liquidez, por lo que precisan recaudar fondos de los administrados o ciudadanos contribuyentes sea como sea. La última ocurrencia de algunas comunidades autónomas es empezar a cobrar un impuesto vigente pero al que jamás se había hecho caso por no suponer un enorme botín recaudatorio: el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) en los contratos de alquiler.

En estos días se está haciendo casi viral que algunas administraciones regionales, como la madrileña –Cataluña y Andalucía ya lo venían aplicando desde hace algún tiempo–, están girando liquidaciones a los arrendatarios para cobrar esta tasa que se debería de haber abonado el inquilino a la firma del contrato por el hecho de alquilar una vivienda. Nunca se le informó ni se le reclamó y ahora se le exige el pago con efecto retroactivo y con intereses de demora.

¿De qué trata este impuesto y dónde se encuentra regulado?

Este impuesto, con destino al olvido por su falta de práctica habitual y su no exigencia por parte de la Administración Tributaria, se encuentra regulado en el Real Decreto Legislativo 1/1993 de 24 de Septiembre que aprobó el Texto Refundido de la Ley del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

El mismo afecta solamente a arrendamientos de viviendas y no a aquéllos cuyo uso es distinto, es decir a los locales de negocio, puesto que para estos últimos se aplica el IVA, impuesto que es incompatible con el ITP.

La familiaridad con el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales la tenemos por la compra de una vivienda usada, pero a ningún arrendatario se le ocurre pensar que el alquiler también está gravado por el mismo. Pues esto último, en realidad no es así, al ser un impuesto que grava las operaciones onerosas, es decir, aquéllas que no son gratuitas y en las que ambas partes tienen obligaciones y reciben ventajas económicas recíprocas.

En el caso del alquiler el inquilino paga al propietario para aprovecharse o usar esa vivienda, y el propietario recibe un pago por ceder la propiedad. Su obligatoriedad viene establecida en el artículo art. 7, apdo. 1, letra B) de la Ley que regula el mismo, en el que se dice que son transmisiones sujetas a este Impuesto, “la constitución de arrendamientos”.

¿Quién tiene que pagar este impuesto?

El responsable del pago es el arrendatario o inquilino, si bien de manera subsidiaria también lo será el arrendador o propietario de la vivienda si hubiera recibido el primer plazo del pago de la renta sin exigir al arrendatario el justificante de haber satisfecho este impuesto.

¿Cómo y cuándo se paga?

Muchos de los lectores recordarán como hace años se usaba para hacer los contratos de alquiler un papel timbrado que se compraba en los estancos. Esa fórmula no ha desaparecido, por lo que realizar el contrato en dicho papel timbrado que es emitido por Hacienda implica el pago del Impuesto.

Si por el contrario el contrato se hace en papel común, hay un plazo de 30 días hábiles (no cuentan domingos ni festivos) para autoliquidar ante Hacienda de la Comunidad Autónoma que corresponda el impuesto a través del modelo 600 que allí se adquiere.

¿Cuánto hay que pagar?

La base de cálculo para el impuesto será la renta total que haya de abonarse por todo el período de duración del contrato. Si no se hubiera acordado plazo, se calculará sobre un mínimo de seis años.

Cada vez que se prorrogue el contrato, una vez haya transcurrido el plazo de alquiler que hayan acordado las partes, habrá de hacerse una liquidación adicional del impuesto abonándolo por el período prorrogado, porque cada prórroga se entendería como un nuevo contrato. Las tarifas a aplicar, si no se han establecido por cada Comunidad Autónoma serán las que vienen previstas en el artículo 12, apartado 1 de la Ley del Impuesto:

 

¿Qué ocurre si no se paga?

Que la Administración podrá exigir su pago, tanto de arrendatario como de arrendador, con los intereses de demora previstos en la Ley General de Presupuestos del Estado. El plazo para exigir dicho pago es el de cuatro años a contar desde el último día en el que es obligatorio el pago de dicho impuesto, es decir, durante cuatro años y mes y medio aproximadamente.

¿Y si desconocía que había que abonar ese impuesto, me puedo librar de abonarlo?

La respuesta, en principio, es no; salvo que haya algún valiente que se atreva a defender la dispersión y, por tanto, falta de alcance y comprensibilidad de todas las obligaciones referidas al alquiler. Ya sabemos que en derecho todo es discutible y que ,sobre todo, han de reinar las garantías y la seguridad jurídica.

El artículo 6.1 de nuestro Código Civil dice: “La ignorancia de las Leyes no excusa de su cumplimiento”. Por otro lado, la Constitución Española dispone que las normas jurídicas han de ser objeto de publicidad antes de entrar en vigor, lo que se hace a través de los Boletines Oficiales.

Pero para cumplir la Ley, primero hay que conocerla y comprenderla, y con estas premisas, parece que, en principio, cualquier ciudadano, y a través de internet, podría tener conocimiento de sus derechos y obligaciones, con un simple click.

Examinando las obligaciones de las partes que contratan un alquiler nos encontramos, con que las mismas, se encuentran reguladas en tres normas bien distintas: la Ley de Arrendamientos Urbanos, la Ley del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y la Ley General Tributaria, razón por la que la accesibilidad al ciudadano no es nada fácil.

Sería de agradecer a los legisladores que simplificaran la búsqueda de las normas, las hicieran más accesibles, y no obligaran a los ciudadanos, al igual que nos obligan a los juristas, a tener un GPS legislativo.

3. Jóvenes menores de 40 años con rentas bajas, los grandes damnificados por el ITP del alquiler

Entre 1995 y 1999 Cristina Cifuentes fue directora del Colegio Mayor Universitario Antonio Miguel Caro, una residencia femenina de la Universidad Complutense de Madrid. Por aquel entonces Cifuentes era una treintañera que hacía sus pinitos en política y ocupaba su primer cargo de cierta responsabilidad. Sin embargo, apenas dos décadas después ha decidido recuperar un impuesto que penaliza especialmente a los jóvenes profesionales en los que hoy se han convertido aquella generación de estudiantes.

Los mayores damnificados por la decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid de exigir el pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) en los arrendamientos son los jóvenes menores de 40 años con rentas inferiores a los 25.620 euros. Este perfil se corresponde con más del 50% de los inquilinos de la región, según los datos de la empresa Alquiler Seguro.

Ellos serán los primeros en recibir la ‘amistosa’ carta que la Agencia Tributaria madrileña está enviando de manera masiva para requerir la liquidación del impuesto. ¿Por qué? Precisamente porque son el colectivo más fácil de ‘fichar’ por Hacienda: firmaron un contrato legal y solicitaron la deducción autonómica de alquiler, para lo que era necesario que el propietario depositase la fianza en el Instituto de la Vivienda de la Comunidad de Madrid (Ivima).

“Sus datos son los más fáciles de cruzar”, apuntan desde el sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), además de confesar con cierta pesadumbre que “los que mejor cumplen con la Agencia Tributaria son los que más vigilados están y los primeros a los que van a pillar”. Argumento con el que está de acuerdo Carmen Giménez, especialista en fiscalidad de la vivienda de G&G Abogados, quien lamenta que “al final es lo de siempre, pringa la clase media-baja”.

Una medida recaudatoria

Pese a ser una decisión polémica, Cifuentes se ha visto obligada a recuperar esta tasa ‘fantasma’, que jamás se había cobrado desde su aprobación el 24 de septiembre de 1993 por el entonces ministro de Economía Pedro Solbes, para sanear las maltrechas arcas autonómicas después de más de ocho años de crisis. Madrid ha seguido los pasos de Andalucía y Cataluña, donde se cobra desde 2011 y 2013, respectivamente. Otras regiones como Asturias o Galicia también han ‘resucitado’ este tributo ante la falta de liquidez.

El año pasado la Generalitat ingresó 6,4 millones de euros gracias al ITP de alquiler, una cifra que podría estar animando a Madrid a incrementar sus ingresos por este concepto. Sin ir más lejos, entre 2012 y 2014 la recaudación por esta vía apenas ascendió a dos millones de euros, según han reconocido.

Las estimaciones de Alquiler Seguro hablan de entre 450.000 y 500.000 viviendas en el mercado legal de alquiler. Además, los expertos hablan de hasta un 25% más de alquileres no declarados, que son casi imposibles de perseguir para la Administración.

Sin posibilidad de recurrir

“Desde que empezó la crisis detectamos que Hacienda ha entrado en modo ‘guerra de guerrillas’. Antes no se perdía el tiempo en exigir lo que ahora sí exige”, asegura José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico. Para Salcedo la estrategia de cobrar el ITP en los alquileres es “perfecta para recaudar” sin que la Administración tenga que enfrentarse a los temidos recursos judiciales y sus elevados costes.

“Lo más normal es que todos esos inquilinos, que al final van a pagar muy poco, no se molesten en recurrir ante la posibilidad de perder y tener que pagar las costas judiciales. A lo mejor un contribuyente que reciba una reclamación de miles de euros sí recurre, pero dudo de que otro que debe pagar 80 euros lo terminara haciendo”, explica.

En este sentido, los técnicos de Hacienda estiman que lo lógico sería empezar por los inquilinos con las rentas más altas “dentro de los que se desgravan la vivienda, ya que serán los que deberán pagar más interés”.

Y es que la Comunidad de Madrid pretende aplicar el tributo con efecto retroactivo y cobrando intereses de demora por no haberlo abonado en tiempo y forma. El plazo para exigir el pago es el de cuatro años a contar desde el último día en el que es obligatorio el pago de dicho impuesto (hasta 30 días después de la firma del contrato). Es decir, cuatro años y mes y medio aproximadamente.

Además, desde Gestha también se recuerda que la medida “podría afectar a los inquilinos que en su día sí abonaron el impuesto pero no lo han hecho cuando han renovado el contrato. Cada vez que se renueva, al ser considerado un contrato nuevo, hay que pagarlo”. Efecto sobre el mercado de alquileres

Aunque aún es pronto para valorar el impacto de la medida en el mercado de alquiler, la polémica que se ha generado en torno al ‘resucitado’ impuesto ha hecho que los más agoreros ya hablen de un efecto negativo sobre un sector que había recobrado la pujanza durante los años de crisis económica. Incluso hay también un amplio grupo de inquilinos que planea declararse ‘insumiso’ frente al ITP de alquiler.

Sin embargo, Antonio Carroza, consejero delegado de Alquiler Seguro, considera que “exigir el cumplimiento de este impuesto es una manera de apoyar y fortalecer el régimen de alquiler” y propone destinar la recaudación “a dotar de más medios humanos y técnicos a los juzgados combatiendo así la morosidad, otra de las lacras que afectan negativamente al alquiler, o la creación de un censo fidedigno de viviendas en arrendamiento”.

Eso sí, Carroza también estima que es “imprescindible” modernizar las formas de recaudación del impuesto: “no solo debería liquidarse mediante el uso de papel timbrado o la presentación del modelo en el organismo correspondiente, sino que deberían instaurarse métodos telemáticos”.

Además, para ajustarlo a una realidad tan cambiante como el mercado de alquiler y evitar la tentación de no abonarlo, el consejero delegado de Alquiler Seguro que una fórmula viable de cobro sería “ligarlo al IRPF en viviendas o al Impuesto de Sociedades, en el caso de oficinas y locales”.

4. Las herramientas que tiene Hacienda para descubrir qué inquilinos no han pagado el ITP

Cuanta más información hayas dado a Hacienda, más fácil le será descubrir si eres uno de los miles de inquilinos a los que está buscando para exigirle el pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) sobre el alquiler. Es así de simple: cuanto mejor cumple un contribuyente con el fisco, más vigilado está.

En las últimas semanas se ha popularizado este tributo que erróneamente hemos vinculado a la compraventa de viviendas. Desde 1993, el pago de esta figura tributaria también es de obligado cumplimiento para los arrendatarios, aunque a lo largo de estos más de 20 años las administraciones autonómicas no se han molestado en hacer cumplir la ley y exigir su desembolso.

Pero ahora, con las arcas regionales carentes de recursos que permitan financiar los servicios públicos sin engordar más la deuda y el déficit, se están extendiendo los requerimientos por parte de varias autonomías para que quien esté de alquiler y no haga abonado el ITP, lo pague religiosamente..., junto con los correspondientes intereses de demora. A Andalucía y Cataluña se han sumado recientemente Madrid y Asturias, y todo apunta a que la lista se ampliará próximamente.

Muchos inquilinos se preguntarán qué tipo de herramientas puede utilizar el fisco para localizarles y lo cierto es que la información se la han puesto en bandeja ellos mismos. Los expertos recuerdan que las declaraciones de la renta, las fianzas que depositan los propietarios y los datos que pueden cruzar las autonomías con la Hacienda estatal son los que descubrirán quiénes deben abonar el ITP.

Uno de los datos que utilizan los organismos tributarios regionales para ‘cazar’ a los inquilinos es el de las deducciones autonómicas para el alquiler de una vivienda. “Estamos absolutamente vigilados. Todas las comunidades autónomas que dan ayudas al alquiler saben perfectamente cómo tienen que cruzar los datos para descubrir lo que están buscando”, asegura Carmen Giménez, abogado titular de G&G Abogados.

Este primer cruce de datos tiene todo el sentido, ya que para optar a la deducción por alquiler hay que rellenar datos muy comprometidos.

En el caso de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, el manual de la declaración de la renta del año pasado explicaba textualmente que “los contribuyentes con derecho a la deducción deberán hacer constar el NIF del arrendador de la vivienda en la casilla 919 de la declaración o, en su caso, si éste no tiene NIF y no reside en España, consignarán el número de identificación que tenga asignado el arrendador en su país de residencia en la casilla 921”. Lo mismo ocurre en Cataluña, aunque en su caso las casillas a rellenar serían la 882 o la 884 en el caso de que el arrendador no resida en nuestro país.

La fianza, el plan B

La segunda comprobación que puede realizar Hacienda para asegurarse de que sus sospechas van en la buena dirección es la de los depósitos de las fianzas que realizan los propietarios en los correspondientes organismos autonómicos, como el Instituto de la Vivienda de la Comunidad de Madrid (antiguo IVIMA), la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA) o el Instituto Catalán del Suelo (Incasol), donde los caseros están obligados a depositar estos avales.

¿Y por qué es interesante? Por un lado, porque en algunas regiones como Madrid un inquilino no puede optar a la desgravación si el propietario no ha depositado la fianza en dicho organismo. “En Madrid hay una información adicional como son las fianzas depositadas, que mientras no lleven aparejadas una liquidación se sobreentiende que siguen en activo y, por tanto, que el alquiler está vigente”, recalca José María Mollinedo, secretario general del Sindicato de los Técnicos de Hacienda (Gestha).

Tampoco podemos olvidar que a muchos propietarios les interesa depositar las fianzas para poder deducirse ellos el arrendamiento de su vivienda, a sabiendas de que su inquilino no cumple los requisitos para solicitar la deducción por alquiler.

“Entiendo que las fianzas es uno de los mecanismos que tiene Hacienda para comprobar no solo si los que piden las deducciones por arrendamiento cumplen realmente los requisitos y si sus datos casan con los del propietario, sino también qué contribuyentes tienen alquilada su vivienda”, recalca Francisco Javier Pérez Martínez, abogado de inmoabogados.

Por tanto, la revisión de estos avales sirve para confirmar qué inquilinos tienen en vigor la desgravación, así como para encontrar otros arrendatarios de rentas más altas que superan los límites de las deducciones (en Madrid, por ejemplo, el requisito es una renta individual inferior a 25.620 euros o inferior a 36.200 euros de forma conjunta).

En este sentido, Gestha cree que el fisco pondrá especial atención a las fianzas más elevadas para abrir el abanico de inquilinos que deben abonar el ITP. “En principio, los alquileres elevados son de inquilinos con una buena renta y, por tanto, lo lógico es que su deuda pendiente sea superior ya que el impuesto es escalonado”, insiste Mollinedo.

En tu declaración está todo

En última instancia, y tras comprobar los datos de los contribuyentes que posee cada autonomía, otro cauce que más puede ayudar al fisco a detectar alquileres que tienen pendiente el pago del ITP es la propia declaración de la renta.

“La información la están sacando de las propias declaraciones de la renta porque todos debemos declarar el patrimonio que tenemos. Hacienda sabe perfectamente los bienes inmuebles que poseemos y si estamos o no de alquiler”, agrega Giménez.

Y no es para menos. Como recuerda José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, en la declaración están todos los datos, desde el DNI hasta el domicilio fiscal, y la Agencia Tributaria puede colaborar y coordinarse con los organismos regionales”.

Para inmoabogados, esta vía tendrá un interés especial cuando el inquilino no se aplique ningún tipo de deducción. “Hacienda podrá ver si el propietario declara lo que recibe del arrendamiento, por lo que aquí se investiga más al casero que al arrendatario para sacar todos los datos posibles”, señala el despacho.

Los cumplidores, los primeros en caer

Con todo, y al margen de la vía que utilice cada autonomía para localizar a los inquilinos que tienen que abonar el impuesto, lo cierto es que todos los expertos coinciden en señalar en que cuanto más cumple un contribuyente con Hacienda, más expuesto está y más sencillo resulta dar con él.

“Los que mejor cumplen son los que más vigilados están. En este caso, los que están declarando el alquiler y los que se lo están deduciendo. Al fin y al cabo, esta actuación se va a hacer solo para los alquileres aflorados”, añade Gestha.

¿Y qué sucede con aquellos que no pasan por Hacienda? Básicamente, que como no están en su radar no va a ser fácil encontrarlos. “Salvo que saquen a los inspectores a la calle, me temo que no se va a poder saber cuántos alquileres hay en negro y, por tanto, que no se les va a poder exigir el ITP”, concluye la abogada de G&G Abogados.

5. Inquilino, deberás pagar el ITP y agradecer a Hacienda que (encima) no te sancione

Las principales comunidades autónomas de España están buscando con lupa a todos los contribuyentes que han estado de alquiler en los últimos cuatro años para comprobar si han pagado el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). Este tributo, conocido por gravar las compraventas de viviendas, lleva afectando a los alquileres desde hace más de 20 años, aunque los organismos tributarios regionales no le han prestado atención hasta hace bien poco.

Andalucía, Cataluña y Madrid son algunas de las regiones que han recuperado esta figura tributaria para engordar sus ingresos. Gracias al cruce de datos como las deducciones por alquiler, las declaraciones de la renta o las fianzas que depositan los propietarios en los organismos regionales, será muy difícil que un arrendatario que ha declarado legalmente su situación se libre de abonar el ITP que le corresponde más unos intereses de demora.

Ahora bien, debe dar gracias a que el fisco no tenga intención de imponer sanciones por haber ignorado el pago de este tributo durante todo este tiempo.

“Por supuesto que Hacienda podría imponer sanciones. La ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento y en el momento en el que un contribuyente no paga lo que debe, podría recibir una multa”, explica José María Salcedo, socio del despacho Salcedo Abogados, que recuerda que las sanciones podrían situarse entre el 25% y el 75% de la deuda pendiente.

Para un contrato con una renta de 600 euros mensuales y un impago de tres años, la deuda rondaría 86 euros. Si aplicamos a esta cantidad una sanción del 25% el importe a pagar se elevaría hasta 107 euros y se dispararía hasta 150 euros en el caso de que el fisco impusiera una multa del 75%.

No obstante, y por suerte para los arrendatarios, los expertos descartan que Hacienda llegue tan lejos y, en última instancia, decida sancionar a los contribuyentes.

“Aquí no solo entra en juego el incumplimiento, sino también la culpabilidad. Y la inmensa mayoría de los inquilinos que no han abonado el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) ha sido como consecuencia de desconocimiento, por lo que no deberían recibir ningún tipo de multa”, opina Salcedo.

Francisco Javier Pérez, de inmoabogados, coincide con esta teoría al asegurar que, en principio, no hay por qué pensar que vayan a existir sanciones, aunque alerta a los inquilinos que no paguen el impuesto después de recibir el requerimiento por parte de Hacienda que se enfrentarán a más intereses de los que les correspondería si saldan su deuda a la primera. Así, a las cuotas atrasadas se les seguirá aplicando el interés de demora.

En los últimos cuatro años, el periodo en el que Hacienda puede exigir los tributos pendientes de pago porque todavía no ha prescrito, el interés de demora se ha situado en el 5% hasta 2014, mientras que en 2015 quedó fijado en el 4,38% y este año se ha reducido en el 3,75%.

Las fuentes oficiales, por su parte, insisten en que no se aplicarán multas adicionales a los inquilinos que no hayan pagado hasta ahora este impuesto.

“En Madrid lo que queremos es que paguen este impuesto todos los que deben pagarlo. Hay muchos inquilinos que ya lo hacen, pero no todos los que están obligados a hacerlo. Por eso no vamos a imponer ningún tipo de sanción porque entendemos que los impagos se han producido por desconocimiento”, explica a la propia Comunidad de Madrid.

Y no es la única región que no quiere echar más leña al fuego. “Lo que nos llega de Andalucía es que tampoco va a sancionar porque no se quiere hacer más daño, sobre todo si tenemos en cuenta que hay contribuyentes que están de alquiler porque no pueden permitirse ser propietarios. Al fin y al cabo, si Hacienda no encuentra un ánimo defraudador lo lógico es que no abra expedientes sancionadores”, concluye José María Mollinedo, secretario general del Sindicato de los Técnicos de Hacienda (Gestha).

Con todo, abogados y expertos en fiscalidad recuerdan a los contribuyentes que están en su derecho de acudir a la justicia si, contra todo pronóstico, el fisco les aplica una sanción por el impago del ITP. “Aconsejamos recurrir cualquier multa que pudiera llegar en relación a estas liquidaciones con la confianza de que probablemente será anulada por los Tribunales”, concluye el despacho Salcedo Abogados.

 

Descargar  pdf Circular

regresar al listado

Destacamos